Hay Muerte En Esa Olla

2 Reyes 4:38-41: «Eliseo volvió a Gilgal cuando había una grande hambre en la tierra.  Y los hijos de los profetas estaban con él,  por lo que dijo a su criado: Pon una olla grande,  y haz potaje para los hijos de los profetas. 39 Y salió uno al campo a recoger hierbas,  y halló una como parra montés,  y de ella llenó su falda de calabazas silvestres;  y volvió,  y las cortó en la olla del potaje,  pues no sabía lo que era. 40 Después sirvió para que comieran los hombres;  pero sucedió que comiendo ellos de aquel guisado,  gritaron diciendo:  ¡Varón de Dios,  hay muerte en esa olla!  Y no lo pudieron comer. 41 El entonces dijo: Traed harina.  Y la esparció en la olla,  y dijo: Da de comer a la gente.  Y no hubo más mal en la olla.»

Eliseo es el gran profeta de Dios que pidió (dos capítulos antes) de una doble porción del espíritu de Elías. En esta porción de la Palabra de Dios, estamos a punto de ver el 4to milagro de Eliseo. La Biblia nos dice que había una gran hambre en la tierra. Y eso lo podemos comparar a nuestros días. Existe una gran hambre espiritual de Salvación y de la Sana Doctrina hoy en día. Amos 8:11 dice: «He aquí vienen días,  dice Jehová el Señor,  en los cuales enviaré hambre a la tierra,  no hambre de pan,  ni sed de agua,  sino de oír la palabra de Jehová.» Hay algunos que dicen: «¿Para qué tanto ir a ganar almas? Si ya saben de Dios.» La verdad es que saben de Dios, pero no tienen a Dios.

En el versículo 39 no dice la Biblia que uno salió al campo a recoger hierbas. El campo es el mundo y las hierbas la mala doctrina. La cizaña.  Dice la Biblia en Mateo 13:25: «pero mientras dormían los hombres,  vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo,  y se fue.» La mayoría de la gente no sabe en donde está el trigo de la salvación y es engañado por la cizaña. Y amigo, déjeme decirle que en la cizaña hay muerte. Hay dolor y engaño. Porque el final será el llanto y el crujir de dientes en el fuego ardiendo. ¿Pero que hay que hacer? Hay que ir por el Trigo de la Palabra de Dios. Por la sana doctrina de la salvación. Por la salvación que es a través de la fe sin las obras de la ley. (Romanos 3:28).

¿Qué sucedió después? Gritaron: «¡Varón de Dios, hay muerte en esa olla!» Hay algunos que se quedan callados, y aunque saben que hay muerte en la olla, no les importa y siguen comiendo. Siguen comiendo de la mala doctrina de los testigos sin Jehová. Siguen comiendo de la mala doctrina de los mormones. Siguen comiendo de las tradiciones de los católicos. No nos quedemos con las manos cruzadas. Echemos de la harina de la Palabra de Dios y del Trigo de la salvación a este mundo que está perdido y sin Cristo.

Manténgase fiel y siga ganando almas.

Pastor Arturo J. Muñoz N.

Una respuesta a “Hay Muerte En Esa Olla”

  1. Muy buen articulo, la aplicación es para estos precarios días, tal como aquellos tiempos de apostasía rampante. El ciudadano del planeta tierra prácticamente nace en la olla de la muerte, nos corresponde a nosotros los que hemos recibido la vista espiritual por medio del Espíritu Santo y la renovación de la mente en Cristo Jesús. Echarle la harina de la salvación, a los hambrientos de verdad a los envenenados por doctrinas de demonios.Que Dios nos ayude!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *