Cuida Tu Actitud

«Y aun mientras va el necio por el camino, le falta cordura, y va diciendo a todos que es necio.» Eclesiastés 10:3

Nuestra historia en esta ocasión se trata de un niño llamado Roberto, un niño de 10 años. Roberto es como cualquier otro niño, va a la escuela, hace tarea, juega fútbol y practica fútbol.  Es un excelente jugador, buen goleador… pero tiene un gran defecto y ese defecto es su mala actitud.

Siempre anda de mal humor, a todo mundo le contesta de mala gana, presume saber más que su maestra o su entrenador. Pareciera como si nadie pudiera enseñarle nada a este niño tan perfecto, en cuanto a sus capacidades intelectuales y físicas.

Roberto no solo tenía una actitud de sabelotodo; (El necio es sabio en su propia opinión) pero su mala actitud también se reflejaba en su manera de comportarse con los demás, en su hablar, en su vestir y hasta en su caminar. ¿Cómo crees que sea la manera de vestir de un jovencito con mala actitud? ¡Exactamente! Pantalones flojos o casi cayéndose, playeras grandototas o playeras con frases groseras, desfajado, tenis sucios, pelos parados con mucho gel o despeinado. ¿Y su manera de caminar? ¿Y su forma de hablar? Era uno de esos niños picudos, muy sacalepunta e intocables.

Si tu manera de vestir no es la correcta, cámbiala de inmediato porque a todos les haces saber que eres un necio. Tú aun estas bajo el cuidado de tus papás y debes de escuchar sus consejos y sus indicaciones en cuanto a tu manera de vestir.

Pero bueno, vamos a regresar con Roberto. El entrenador del equipo de fútbol sabía que Roberto era un excelente jugador, es más, era casi, casi su arma secreta del equipo. Pero no sabes cuánto le pesaba en su corazón al entrenador la mala actitud de Roberto. Sí, porque aunque era su mejor jugador, por su mala actitud no sabía jugar en equipo y además si explotaba, hasta podía arruinar el juego.

Un día, unas semanas antes del los partidos finales, se encontraban entrenando en las canchas de fútbol.  Todos corrieron alrededor de la cancha varias veces, todos saltaron, hicieron lagartijas y demás; pero Roberto había llegado de malas. (Como siempre) En lugar de correr con buen ánimo y con ganas de ganar, iba corriendo arrastrando los pies y siempre quedándose atrás de los demás para no hacer todas la vueltas requeridas, saltó sin ganas, lagartijas sin ganas… todo con su mala actitud, murmurando y quejándose siempre.

En realidad mientras corría con su mala actitud, sus quejas y sus murmuraciones; lo que realmente iba expresando y anunciando a los demás era: «Soy un necio, soy un necio»  Eso es lo que dice nuestro versículo: «Y aun mientras va el necio por el camino, le falta cordura, y va diciendo a todos que es necio.» Eclesiastés 10:3

El partido por fin comenzó. Todos corrían de un lado al otros tras el balón, todos corriendo sin parar y con un gran entusiasmo. Roberto con su mala actitud todo lo que quería era sacar toda su furia y aventar o golpear al primero que se le pusiera enfrente. Le metió el pie a varios de sus compañeros, empujó a otros tantos y le dio balonazos muy duros a otros cuantos.

Por fin, cansó a uno de sus compañero, porque pareciera que en lugar de un juego amistoso o una práctica para las finales, era más bien un campo de batalla. Todos corrían tras el balón que llevaba Roberto para meter un gol, cuando de pronto avienta a uno de sus compañeros (Héctor); para abrirse paso hasta el área de goleo. Héctor no pudo aguantarse y también lo empujó, se aventaron unas cuantas veces y pronto se encontraban tirados en el piso peleándose. El entrenador no tuvo más opción que sacar sus tarjetas rojas y suspender de los partidos a ambos jugadores.

Roberto y Héctor perdieron la oportunidad de ir a las finales.  Todos los demás pudieron llegar hasta las finales y hasta ganaron. Y ganaron porque después de que suspendieron a Roberto se convirtieron en un equipo muy unido. Roberto volvió a las prácticas, muy arrepentido y con una actitud diferente. Antes, pensaba que sin él, el equipo iba a perder, pero estaba equivocado, nadie es indispensable. Después de la lección que le dio el entrenador ¿Cómo te imaginas al nuevo Roberto? Podría ser con una mirada más humilde, amistoso, respetuoso, servicial, su peinado cambio a pelo corto y bien peinado… mejor vestido. Y con una buena actitud para jugar en equipo.

Ten cuidado de ti mismo   y cuida tus actitudes. ¿Haces berrinches? ¿Contestas mal a tus padres o a tus mayores? ¿Eres igualado? ¿Eres enojón? ¿Te vistes de una manera incorrecta? ¿Pareces un vago? ¿Nadie te puede regañar o decirte algo? ¿Eres peleonero?  Recuerda que solo les dices a todos que eres necio. Mejor, ora a Dios y pide Su ayuda, cambia tu actitud, no vayas por todos lados anunciando que eres necio. Mejor ponte listito.

5 respuesta a “Cuida Tu Actitud”

  1. muy buena enseñanza yo tengo 2 hijos uno es muy tranquilo y el otro es muy inquieto y necio y la verdad no sabia como enseñarle pues tiene 4 años pero esa historia es muy practica y entendible para el y ha sido de bendicion gracias DlB

  2. esta muy bonita esta leccion y la verdad es k los niños de ahora piensan k verse como los de las novelas es lo super ,pero no es asi es to nos esta kitando anuestros niños devemos enseñarles estas vlases . gracias por publicarlas yo la voy adar en mi iglecia mañana .dios les vbendiga

  3. hola;esta muy bien su enseñanza pero eso aplicaria
    a los cristianos que no quieren dejar
    la pasada manera de vivir.y siguen comportandose asi,
    como si no fueran cristianos.
    En mi iglesia hay jovencitas irrespetuosas con las hermanas
    grandes.sus padres no les enseñan el valor del amor y respeto
    a los demas.En los jovenes que no conocen a cristo vemos eso,
    pero se ve mucho mas mal en un joven cristiano.
    dice:1 Timoteo 4:12 ser ejemplo de los fieles.
    *DIOS LA BENDIGA*

  4. Hola hna.;esta muy buena tu historia pero ten cuidado con lo que dices con lo de la vestimenta,porque los ninos le van a poner el dedo encima a muchos que se visten asi;
    y lo importante de todo es llevar a los ninos ha tener una relacion personal con nuestro Señor
    Jesus,de esa manera es que va ha comenzar el cambio en ellos ;porque el cambio viene de adentro hacia afuera; a medida que dejamos al Señor trabajar en nuestros corazones,el va ir haciendo el cambio externo con nuestra propia desicion.Espero te ayude este comentario Dios te Bendiga.

  5. Que bonita eneñanza muchas veces aun siendo adultos somos necios, una buena oportunidad de abandonar esta actitud en nuestras vidas.

    En nuestra Iglesia hemos vivido estas experiencias lamentablemente con personas con estas actitudes y al marcharse ha quedado una congregacion mas unidad, luchadora para rescatar las almas y se siente un gozo muy bonito, al estar en un ambiente agradable.

    sabemos que aprendemos de estas personas, por que nosotros podemos ser una de ellas y no tomar estos ejemplos.

    Dios le Bendiga Hna.

    Saludos,

    Johanna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *