La Hermosura de la Santidad

«La Hermosura de la Santidad»

«…Postraos delante de Jehová en la hermosura de la santidad.» I Crónicas 16:29

Estoy sintiendo ciertas emociones dentro de mí esta mañana, especialmente un sentir de querer ser diferente.  Quiero cambiar unas cosas en mi vida para que sea mejor madre y abuelita, y amiga, y misionera, y mayordomo (o ¿somos mayordomas?) del tiempo, talento y del dinero que Dios me ha dado.

Mientras leía la Escritura en I Crónicas ahora en la mañana durante mi tiempo con Dios, empecé a pensar acerca de algunas cosas que quisiera cambiar en mi vida.  No quiero esperar hasta el día de mi cumpleaños o el primer día del siguiente mes.  Quiero empezar ahora, hoy. Quiero encontrarme sin mancha, sin reproche, pura en palabra, en hechos, y en mis pensamientos.

Déjame decirte una de las cosas buenas que hago todas las mañanas, para que este devocional no salga negativo: oro por cada uno de mis hijos cada mañana, fielmente. Oro por las necesidades especiales de cada uno de ellos.  Si están viajando, pido a Dios que ponga Sus ángeles alrededor de ellos. Hago esa oración cada mañana de mi vida, inmediatamente después de hacer la misma oración por mí misma.

Si yo tuviera a mi alcance el poder de hacer tan feliz a una persona como el poder que tú tienes para hacerme feliz, haría lo siguiente: procuraría ser santa.  Trataría de tener pensamientos limpios, y planes limpios, y motivos limpios en todo lo que hago.

Haría la lucha por sacar la basura de mi vida, como el chisme, y la crítica, y las quejas.  Dejaría de hacer comentarios negativos de mi prójimo, y sería mansa y humilde, y no me consideraría superior a los demás.

Haría lo posible por ver las cualidades positivas en otros, y regocijarme en lo bueno que ellos hacen, en lugar de burlarme de ellos por sus fracasos.

La navidad es el tiempo del año, dicen, cuando ocurren más suicidios que en cualquier otra temporada.  ¿Alguna vez te has preguntado por qué?  Al mismo tiempo que me siento conmovida a mejorar mi vida en esta temporada, también a veces encuentro que estoy batallando un sentido de depresión mientras seco los trastes.  Me vienen las lágrimas cuando escucho una música navideña en la grabadora, o en el Centro Comercial.

A veces, ciertos lugares donde fueron hechos recuerdos especiales con mis hijos y con Papi (mi esposo, que ahora está en el Cielo,) traen momentos, aunque breves, de una tristeza que casi me ahogan.  Entonces no me es difícil entender cómo alguien que ha perdido toda esperanza de volver a estar tan feliz, se quitaría la vida.

La soledad es otra razón por querer cometer el suicidio.  Me quebranta el corazón visitar a los asilos de ancianos y ver a esos viejitos gozándose en unos breves momentos de atención que reciben de personas extrañas que sólo los visitan porque se han comprometido tener algún tipo de ministerio para los necesitados.  Pero a veces la gente que vive en la soledad vive en la soledad porque no son muy agradables.  Ya no se divierten.  Unos viejitos solitos en los asilos están en los asilos y solitos porque cuando eran padres jóvenes no tuvieron tiempo para sus hijos.

Pero creo que la razón principal del suicidio es una vida sin santidad, llena de pecado.  La razón por la cual una persona termina su vida es porque su vida ya no tiene sentido.  Un estilo de vida pecaminoso, sea en pensamientos, en palabras, o en hechos, quita la vista y la lealtad de su Creador.  A una persona tan inicua como para sólo querer «gozar de los deleites temporales del pecado,» ya no le importa lo que hace feliz a su Creador.  Ya no se acuerda de la razón por haber sido creada en primer lugar: agradar y traer gloria a su Señor.

Mientras me doy cuenta que probablemente he vivido más de la mitad de mi vida, a veces me siento corta en lo que he logrado aquí.  Así que, es fácil traer atención a las faltas de otros, quejarme, y ser ingrata.  Necesitamos recordar orar unos por otros, y vivir una vida en santidad. Y procura «Ser Como Cristo.»

Si deseas tener correspondencia conmigo, escríbeme a:

Mrs. Billie Sloan

Windsor Hills Baptist Church

5517 NW 23rd Street

Ok City, OK  73127

USA

O por internet.  Mi correo electrónico es:

mimitomany@hotmail.com

Una respuesta a “La Hermosura de la Santidad”

  1. Habia leido varias veces este articulo, pero hoy en especial me toco el corazón, cuantas veces queremos que los demás cambien y yo no cambio, pensando que no hay actitudes que tengo que modificar; pero que el dia de hoy DIOS me los mostro y quebranto mi corazaon, pido que me ayuden a orar por mi y mi esposo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *