Los Celos

“Los Celos”

“Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos”

Lucas 15:29

Hay pocas personas que han leído su Biblia que no han escuchado la historia del Hijo Pródigo.  A veces cuando escuchamos de un joven que huye de su casa, le decimos, “el hijo pródigo.”  Hay himnos que comparan al pecador con el “hijo pródigo.”  Hasta en pláticas, bromeamos o hablamos de un paseo largo, y nos referimos a nosotras mismas como “la hija pródiga.”

Pero no quiero enfocarme en el hijo que salió de su casa, y tal vez quebrantó el corazón de su padre.  Vamos a poner a un lado, por unos momentos, al hijo egoísta, que pidió su herencia aún antes de la muerte de su padre.  Tampoco, no vamos a hablar del padre, que siguió día tras día esperando el regreso de su hijo.

La persona que vamos a estudiar es el hijo mayor, el hermano del hijo pródigo.

¿Qué sabemos de este hijo?

1.      Según el versículo 25, obviamente, era el primogénito. En los días cuando  tomó lugar nuestra historia, el primogénito tenía muchos privilegios.  Recibía la mayor bendición de su padre.  Me imagino, que si tenía un negocio el padre, al morir quedaba en las manos del hijo mayor.

2.      Otra cosa que podemos decir del hijo mayor está en el versículo 25.  ¿Dónde estaba él mientras hacían planes para la fiesta de la bienvenida de su hermano vago?  Estaba en el campo.  Estaba trabajando.  Era muy trabajador. Era cumplido.  Tenía ambición.  Era todo lo contrario de su hermano, el pródigo.

3.      Cuando el hermano mayor llegó a la casa, ya había empezado la fiesta, porque llegando cerca de la casa, se oían la música y las danzas.  Se ha de haber sentido mal, porque no le invitaron.  Tenía el sentido de haber sido dejado fuera del círculo de las actividades.

4.      Mostró sus sentimientos de una forma negativa.  Se enojó.  V. 28

5.      Rehusó entrar, aún después de que su padre le rogó a pasar.  Se encaprichó.

6.      Se puso a enumerar todas sus virtudes.  “Tantos años te sirvo, nunca he traspasado tus mandamientos.” V.29.

7.      Criticó a su papá  “Nunca me has dado un cabrito…”

8.      Criticó a su hermano “Ha consumido tu hacienda con rameras.” V. 30.

Tenía celos de su hermano.  Estaba celoso de él.  Alguien le había robado lo que le pertenecía.  Según él, era merecedor de algo que había sido dado a otro.  Esto es el resumen de los celos.  El sentir, (de manera real o solo por imaginación,) ser defraudado de algo que nosotros pensamos que nos pertenece.

Hay una historia en el Antiguo Testamento de dos esposas.  Eran hermanas.  Se llamaban Raquel y Lea.  Estaban casadas con el mismo hombre, Jacob.  Jacob había sido engañado por su suegro, Labán en varias ocasiones, pero el mayor engaño de todos era cuando le dio a Lea para esposa en lugar de Raquel.  Había trabajado 7 años por Raquel, a quien amaba, y el día de la boda, Labán, viendo que Lea era la mayor, la dio a él, en lugar de Raquel.  Jacob la amaba tanto, que trabajó otros 7 años por Raquel.

Eso en sí pudiera provocar emociones de grandes celos de parte de esas dos mujeres.  Nos falta tiempo para contar todas las demostraciones de ese pecado en su matrimonio tan raro.  Tener que compartir cónyuge, casa, y cama con otra mujer es una situación imposible.  Si yo estuviera en una relación así, me saldría lo más pronto posible.

Pero lo que hacían esas dos mujeres está escrito en Génesis 30.  Lee esa historia. Es el colmo de la manifestación de lo que provocan los celos. Raquel tuvo celos de Lea, porque ella si tuvo hijos y ella no. Después, Raquel le dio sus siervas a Jacob, para que tuviera hijos de ellas. Más adelante, Lea se enoja contra Raquel porque le está quitando las mandrágoras que su hijo Rubén había recogido. Y para colmo Lea alquila a su propio esposo para que se fuera con ella. Todo por los celos.

Pudiéramos pasar todo el día observando las vidas de los demás, pero a menos que lo apliquemos a nuestras propias vidas, no nos va a servir más que para criticar, y darnos un sentir de superioridad.

Si tú nunca has sentido celos, o si nadie jamás ha sentido celos de ti, en realidad eres muy excepcional.  Este pecado se manifiesta hasta en los niños.  Lo podemos observar en nuestros hijos.  Hasta la misma madre puede provocar celos en sus hijos hacia sus hermanos.  Y si tú piensas que los celos se manifiestan sólo en los hijos pequeños, espera hasta que sean adultos.  Te espera una gran sorpresa.

Los celos se manifiestan de la misma forma que se manifestaron en el hermano del hijo pródigo: un sentido de ser dejada fuera; el enojo; el capricho; la crítica; el enfocarnos en nuestras virtudes, y en las debilidades de otros.

Los celos se manifiestan en muchos lugares, pero sólo vamos a mencionar tres de ellos:

1. En nuestra iglesia. Existen celos entre los miembros, por posiciones que han sido dadas a otros.  Hay celos entre miembro y pastor, o maestro.  Hay celos cuando se reconoce algo que un hermano ha logrado.  Hay celos cuando alguien habla bien del hijo de otro, y no de su propio hijo.  Puede haber celos cuando a otro le hace un reconocimiento especial de que uno piensa que es merecedor.

2. En nuestra familia.  El marido es celoso de su esposa;   la mujer siente celos de su esposo.  El padre puede ser celoso de sus hijos, y la madre de sus hijos.  Un hermano puede ser celoso de una hermana o un hermano;  un hijo puede mostrar celos de la relación de su padre o madre y un hermano.  A veces la esposa siente celos del ministerio, o del trabajo de su esposo, y del tiempo que le lleva fuera de su hogar.   Muchas esposas son celosas de la familia de su esposo.

3. En nuestro corazón. Tal vez tú no tienes control sobre los celos que sienten otros, y las manifestaciones negativas que ellos muestran.  Aún tú puedes provocar los celos sin saberlo.  Pero una cosa sí puedes controlar: Tu puedes escudriñar tu corazón, y pedirle a Dios que quite todo pensamiento negativo que tienes contra tu hermano, tu esposo, tus hijos, y pedirle que te perdone.  Pídele que ponga cosas positivas en su lugar.  Lo mejor que tú puedes hacer para combatir los celos es hacer bien a la persona a quien sientes celos.  Ora por ella.  Si tu esposo no es fiel, es natural sentir celos.  El adulterio puede destruir el matrimonio, pero hay otra cosa que te puede destruir, y son los celos.  El celo es una emoción.  No dejes que el celo te controle.  Entrégalo a Dios, y pídele que Él tome la situación en Sus manos.

No provoques los celos en otros. A veces en inocencia  provocamos los celos.  Pero la mayoría de las veces, tú sabes lo que haces para provocar los celos en tu esposo, en tus hijos.  Evítalo.  Nunca compares tu esposo con otro hombre, o un hijo con otro.  Pide a Dios que te dé sabiduría.  Recuerda:

“Duros como el Seol los celos:”

Cantares 8:6

Billie A. de Sloan

Comentarios

11 Respuestas a “Los Celos”
  1. Radriana dice:

    Ohhh si. yo he sentido Celos muchas veces y he sentido lo celos de otros hacia mi….los celos de nnguna manera deben confundirse con amor…si no con una enorme y profunda necesidad de sentirse reconocida y que nos den el valor que segun nosotros tenemos, pero los celos son dolorosos y dañinos para quien es un estilo de vida…la estancia con esas personas es insoportable a tal grado de querer huir del lado de ellos…yo he padecido los dos lados y Dios ha estado tratando conmigo….pero aun me queda un largo camino….Dios me diga iluminando y dando la libertad en cristo que tanto necesito…

  2. Ermelinda dice:

    Yo creo que no esta correcto que una esposa de pastor sea tan celosa. Lo mejor que puede hacer es tener comunicacion con su esposo y hablar con la hermana de la cual siente esos celos. Debemos amarnos los unos con los otros. No somos perfectos pero Dios nos da fuerzas para vencer las artimañas del enemigo armandonos con la palabra de Dios. Dios las bendiga a todas las esposas de pastores.

  3. Daniela dice:

    Dios la bendiga hermana, la verdad es que estoy pasando una situacion muy dificil debido a los celos, lo peor de todo es que siento que la más afectada soy yo. Debido a las infidelidades de mi pareja he perdido mi paz espiritual, en estos momentos me embarga un sentimiento de dolor, rencor, rabia, ira, pero también he notado que cuando clamo a Dios a través de la oración el me llena y me da paz. En estos momentos me encuentro en que no se que es lo correcto, si seguir clamanado esperando en Dios por la restauración de mi hogar ó terminar con todo para mantener mi paz… Gracias por esa palabra poderosa, la verdad es que despues de leerlas me siento mejor y un poco más clara. He comenzado a orar por mi pareja e incluso por la pesona con quien se involucro, lo que no he podido dominar aun es que en ocasiones llegan a mi mente pensamientos de rencor y de rabia… quisiera que me aconsejara que palabra puedo leer para sanar mi corazon. Dios la Bendiga y permita que a traves del internet otras personas así como yo puedan encontrar una luz de esperanza en su vida a traves de usted

  4. alejandra dice:

    Hola
    Dios la bendiga quiero hacerle un comentario y contarle como el Señor me ha hablado por medio de su pagina ya q estoy atravesando por una situacion que no se k me pasa nosotros nos congregamos en una iglesia cristiana pentecostal. tengo 4 hijos pero solo 2 viven conmigo en el estado de virginia y 2 estan en mi pais. pero lo k quiero comentarle es q mis 2 hijos an aceptado al Señor Jesucristo aproximadamente hace 1 año y todo va bien. solo q mi hijo dice estar enamorado de una d las chicas d la iglesia pero yo no habia experimentado esto q siento porq el anteriormente el a tenido muchas novias pero nunca senti lo q ahora siento ,y yo no pense q se pudieran sentir celos por un hijo realmente es algo extrano porq nunca imagine q esto podia pasarme. Y de verdad no me agrada para nada esta chica inclusive deje de ir unos dias a la iglesia ya q mi hijo se a estado portando revelde conmigo. y se me hace mal k si no estoy bien en la casa .yo este yendo a la iglesia,se m hace ipocritade mi parte de verdad no se q hacer y m duele grandemente porq mi hijo siempre ha sido muy carinoso y muy buen chico y lo q m duele es k ahora este tan rebelde conmigo .me encantarian uns consejos se los voy a agradecer el Señor m la siga bendiciendo.

    • Pastor Arturo Muñoz dice:

      Estimada Hna. Alejandra,
      Uno como papá debe estar preparado para dejar salir a los hijos cuando ya tengan la edad y sean maduros. En mi opinión, nuestros hijos no deberían de estar saliendo con alguien o citando hasta que tengan unos 20 años – o estén en la universidad o Instituto Bíblico. También, es normal que uno o una se sienta mal porque nuestros hijos ya no nos dan toda su atención. Pero debe de comprender que el curso de la vida debe seguir. Lo más importante es que se asegure de que la chica es una buena cristiana. También hay que hablar con el Pastor para pedirle su consejo y ver que se puede hacer. Y.. otra cosa, entre más quiera separar a su hijo, muchas veces lo más que se juntan. Una de dos, o los deja citar (salir con chaperón o venir a su casa mientras usted está ahí) o le dice a su hijo con autoridad de que no quiere que vea más a esa muchacha (si es que ella no es un a buena muchacha y ya ha pedido concejo del pastor.)
      ¿Tiene usted esposo? Si si, entonces deje a él tomar el liderazgo y la decisión con sus hijos. (si es que es cristiano).
      Espero que esto le sirva un poquito.
      Editor,
      Pastor Arturo Muñoz

  5. Anastacia dice:

    Me gustaria saber comentarios de hermanas Dios las bendiga y como dice la biblia soportarnos los unos con los otros.

  6. Betsy Mamani dice:

    Muchas gracias por esta enseñanza, claro esta ver desde el punto contrario sobre el hijo prodigo, reconozco esta naturaleza en mi en especial que enfocarnos en nuestras virtudes, y en las debilidades de otros y pensar que lo merecemos, pero en verdad no somos merecedoras de nada, Dios no lo dá por su maravillosa gracia, y en ella debemos vivir, estoy de acuerdo en que El celo es una emoción. No dejes que el celo te controle. Entrégalo a Dios, y pídele que Él tome la situación en Sus manos, No provoques los celos en otros, gracias a Dios por usted y esta enseñanza, Bendiciones :)

  7. Paty Castañeda dice:

    Hola. Hna. Sloan

    Muchas gracias por enseñarnos sobre los celos. y es muy cierto lo que usted menciona. es increible que hasta en la casa de Dios existan celos, pero gracias a Dios que podemos aprender de esto y caer de rodillas a los pies del Señor para suplicar misericordia de Êl, y pedir en oraciòn que nos quite este sentimiento que siembra Satanàs en nuestro corazòn, sobre todo tomando en cuenta que Satanàs quiere destruir el cuerpo de Cristo.

    Gracias Hermana, Dios le bendiga y le guarde; le de sabidurìa para compartir màs con nosotros. Gracias. Atte. Paty Castañeda.

  8. Nubia Sandra dice:

    hola !!!! gracias por dar su tiempo para ayudarnos como mujeres
    Dios le bendiga hna. sloan.

    • Buenas tardes.
      He leido el comentario hecho acerca de “LOS CELOS” y dejenme decir que es un excelente apunte sobre el tema, en ocasiones nos dejamos llevar por ese mal (los celos) y Dios quiere que no tengamos celos, sino que por el contrario tengamos amor, mansedumbre, templanza,
      Dios le bendiga Hna Billie, quiera Dios que siga siendo útil en su ministerio.

      • Anastacia dice:

        Soy cristiana y Amo con todo el corazon a mi Señor Jesucristo. Es realmente un bonito comentario. Yo antes era celosa pero lo triste es que. he madurado a no serlo mas por el testimonio de la esposa de mi pastor ella es muy bonita pero que lastima que sea tan celosa. No lo puede evitar. Sinceramente no se si el Señor nos este llamando a otro ministerio a mi esposo y a mi pero ella esta dando muy mal testimonio. Una cosa importante es como la biblia dice si tienes algo contra alguien be y aregla el problema. Pero algo mas triste es que somos familia y ella no dice nada nomas me echa unas miradas que me quiere matar. Mi nombre prefiero no darlo. Para todas las esposas de Pastores si aman el ministerio, aprendan a controlar sus celos y acerquence a las hermanas o si no se sienten que es para ustedes porfavor no le entren. perdonen la palabra pero. Amo de Corazon a mi Cristo por favor no sean tan celosas.

Nos gustaría saber lo que piensa

Por favor, ponga un comentario...