Esperando en Dios

En Rut 4:3-5 la Palabra de Dios dice: “Luego dijo al pariente: Noemí, que ha vuelto del campo de Moab, vende una parte de las tierras que tuvo nuestro hermano Elimelec.  4 Y yo decidí hacértelo saber, y decirte que la compres en presencia de los que están aquí sentados, y de los ancianos de mi pueblo. Si tú quieres redimir, redime; y si no quieres redimir, decláramelo para que yo lo sepa; porque no hay otro que redima sino tú, y yo después de ti. Y él respondió: Yo redimiré.  5 Entonces replicó Booz: El mismo día que compres las tierras de mano de Noemí, debes tomar también a Rut la moabita, mujer del difunto, para que restaures el nombre del muerto sobre su posesión.”

Te quiero hablar del Libro de Rut, pero antes te quiero dar una pequeña introducción. Quiero que  veas primero el versículo que está en Rut 4:4. Cuando dice: “Si tú quieres redimir, redime…”

¿Te acuerdas de un hombre, y su esposa y sus dos hijos que dejaron su ciudad y se fueron a un lugar extraño? ¿Y que los dos hijos se casaron con Orfa y con Rut? Era Elimelec y Noemí, y sus dos hijos Mahlón y Quelión. Después Elimelec muere. Mahlón muere, y Quelión muere. Ahora tenemos tres viudas: Noemí, Rut y Orfa.

Orfa regresa a su casa. Y Rut y Noemí, dos viudas juntas están solas. Dos viudas sin saber que hacer. ¿Te acuerdas de la historia cuándo Noemí regresa a su casa, a su país con Rut? Y ellas necesitaban algo de comer, y  Rut le dijo a Noemí: “Déjame ir al campo.” Y Rut se va a trabajar al campo. ¿Te acuerdas de la historia?

Cuando Rut llega al campo, el dueño del campo llega. El dueño del campo era Booz y ve a Rut allí. Booz tiene un corazón para cuidar de su familia. Él se da cuenta que Noemí la está esperando. Y Booz le dice a Rut: “Quédate en mi campo.” Luego Rut regresa con Noemí y le dice: “Hoy cuando estaba en el campo me encontré con el dueño, Booz.” Y Noemí está muy contenta de que Booz le haya pedido a Rut que se quedara en su campo. Rut necesita un esposo. Rut también quería casarse. Noemí quería que Rut se casara. Y Noemí le dice a Rut: “Quiero que regreses al campo cuando ya esté la siega. Y cuando vayas quiero que te acuestes a los pies de Booz a media noche y él te dirá que debes de hacer.” (No había nada inmoral en esto). Y ella se acuesta al pie de su cama, Booz se despierta a media noche y hay una mujer al pie de su cama. Y Rut dice: “Es tu sierva, Rut.” Y Booz sabe lo que tiene que hacer; manda a Rut a casa y él se va a negociar para poder ser su esposo. Y miren en el versículo 4 de nuevo: “Si tú quieres redimir, redime.” Y en el versículo 5 dice, “Si compras las tierras también debes tomar posesión de Rut la moabita y que ella sea tu mujer.”  Y en Rut 4:9-10 dice: “Y Booz dijo a los ancianos y a todo el pueblo: Vosotros sois testigos hoy, de que he adquirido de mano de Noemí todo lo que fue de Elimelec, y todo lo que fue de Quelión y de Mahlón. 10 Y que también tomo por mi mujer a Rut la moabita, mujer de Mahlón, para restaurar el nombre del difunto sobre su heredad, para que el nombre del muerto no se borre de entre sus hermanos y de la puerta de su lugar. Vosotros sois testigos hoy.”

Les voy a explicar algo: Booz compró el derecho de ser el esposo de Rut. Booz es un tipo de Cristo. Cristo compró su novia. Él redimió su novia. Lo voy a decir otra vez: Booz compró a su esposa. Booz redimió a su esposa. Jesucristo compró su novia, la Iglesia. Jesucristo redimió la Iglesia.

Booz es un tipo de Jesucristo y Rut es un tipo de la Iglesia. Entonces, ¿quién estaba guiando a Rut diciéndole qué hacer? Noemí. ¿Y quién guía el día de hoy la Iglesia? El Espíritu Santo. Noemí es un tipo del Espíritu Santo. Booz es un tipo de Cristo, y Rut es un tipo de la Iglesia.

Miren en Rut 3:16 dice: “Y cuando llegó a donde estaba su suegra, ésta le dijo: ¿Qué hay, hija mía? Y le contó ella todo lo que con aquel varón le había acontecido.”Quiero que vean en el versículo 16 que Noemí está guiando a Rut. El Espíritu Santo está guiando a la novia.

Y en Rut 3:18 dice: “Entonces Noemí dijo: Espérate, hija mía, hasta que sepas cómo se resuelve el asunto; porque aquel hombre no descansará hasta que concluya el asunto hoy.”

Ahora en el versículo 18, Noemí le dice a Rut: “Espérate.” Una vez más: “Espérate.”

De vez en cuando el Espíritu Santo le dice a la Iglesia: “Es tiempo de esperar.” Y el tener que esperar no quiere decir que no hagamos nada. Pero a veces cuando Dios tiene algo grande planeado hay veces que el Espíritu Santo nos dice: “Vas a tener que esperar un tiempo.”

Si usted es pastor recuerde que va a haber un tiempo en la iglesia en la que  nosotros como pastores vamos a tener que esperar. Y es un tiempo difícil.

Si tú estás esperando algo grande de parte de Dios, yo quiero decirte hoy: “Espérate.” No está en tus manos. Está en las manos de Dios. Está en las manos de Booz. Cualquier cosa que vayas a hacer, no vayas a hacer tu propia voluntad. Espera en Dios.

Señorita, si no te has casado, espérate. Booz no está listo todavía.

Yo tengo ocho hijos, cuatro son mujeres, dos de ellas ya se casaron. Mi primera hija tuvo un noviazgo puro por tres años antes de que se casara. ¿Entienden lo que quiere decir el noviazgo cristiano bajo la dirección de los padres? Ellos se prometieron entre ellos mismos, pero nosotros los hicimos esperar tres años.

¿Me entiendes “Booz”? ¡Queremos esperar a que tú madures! No tenemos ninguna prisa.

Noemí le dijo a Rut: “Espérate, hija mía, no está en tus manos esto.”

¿Se acuerdan de José? José fue echado en una cisterna. Lo vendieron a Potifar, mintieron sobre él y lo metieron a la cárcel. ¿Saben lo que él estaba haciendo en la prisión? Esperando.

Dios le dio a José un sueño. José tenía un plan. José tenía una visión de Dios. Pero había un tiempo cuando él estaba en la cárcel que Dios le dijo: “Espérate.” Y no había nada que José podía hacer, sólo esperar.

Hay hombres casados que están esperando lo que Dios va a hacer, hay parejas de casados que están esperando lo que Dios quiere que hagan. Y hay veces que tan sólo hay que esperar.

Tú no te vas a perder la voluntad de Dios, sólo espéralo. No es tiempo todavía.

Quizá hay una Iglesia que  a veces cuando entra en un proyecto de edificar la Iglesia hay un tiempo en que Dios le dice: “Espérate.”

Mira en Hechos 7:23 que dice: “Cuando hubo cumplido la edad de cuarenta años, le vino al corazón el visitar a sus hermanos, los hijos de Israel.” ­¿Cuántos años tenía? -40 años-. Entró a su corazón. Dios le dio una visión. Y miran lo que dice en el versículo 25: “Pero él pensaba que sus hermanos comprendían que Dios les daría libertad por mano suya; mas ellos no lo habían entendido así”. A los 40 años, Dios le dio un plan: Él iba a librar al pueblo de Israel de Egipto. Mira lo que Dios dice en el versículo 30: “Pasados cuarenta años, un ángel se le apareció en el desierto del monte Sinaí, en la llama de fuego de una zarza.”

Quiero que piensen conmigo; la visión vino a su corazón cuando él tenía 40 años, pero el fuego de una zarza no sucedió hasta que él tenía 80 años. Porque la Biblia dice en el versículo 30: “Pasados cuarenta años…” ¿Qué estaba haciendo Moisés por 40 años? -Por 40 años estaba en el desierto, esperando- ¿Me escuchaste joven? (No sólo los que se quieren casar, también los que quieren entrar al ministerio)-¡Pero no estoy haciendo nada!- Sí estás haciendo algo: estás aprendiendo a esperar. El esperar no es malgastar el tiempo. Sería mejor si esperaras.

¿Cuantos de ustedes están esperando llevar su ministerio a otro  nivel, a una visión más grande? No se sorprendan si Dios les dice: “Espérate.” Nosotros sabemos lo que el Señor Jesús estaba haciendo a los 12 años de edad; él estaba hablando con los maestros de la ley. Pero la pregunta es ésta: ¿Qué estaba haciendo Jesús cuando tenía de 12 a 30 años de edad?

Porque no está anotado nada en la Biblia del tiempo cuando tenía de 12 a 30 años. Estamos hablando de Dios hecho hombre. ¿Qué estaba haciendo cuando tenía de 12 a 30 años?

Estoy dejándote meditar por un rato, pero espero que Dios te despierte como a las tres de la mañana y te diga: “Espera.”

1 Samuel 13:8 dice: “Y él esperó siete días, conforme al plazo que Samuel había dicho; pero Samuel no venía a Gilgal, y el pueblo se le desertaba.” Samuel le dijo a Saúl que lo esperara. Saúl esperó por siete días y Samuel no venía. Pero Saúl tenía que esperar hasta que Samuel llegara. Y en el versículo 9 dice: “Entonces dijo Saúl: Traedme holocausto y ofrendas de paz. Y ofreció el holocausto.” Se supone que Saúl tenía que esperar hasta que Samuel llegara. Saúl no tenía derecho de ofrecer el sacrificio. Pero Samuel no venía, entonces Saúl decidió hacer su propia voluntad. Cuando Samuel regresa dice: “Pero, ¿que has hecho?” y miren lo que dice el versículo 12: Me dije: Ahora descenderán los filisteos contra mí a Gilgal, y yo no he implorado el favor de Jehová. Me esforcé, pues, y ofrecí holocausto.” ¿Qué es lo que tenía que hacer Saúl? -Esperar- Pero él decidió hacerlo a su manera. Dice: “Me esforcé.” Y miren en 1 Samuel 13:13 que dice: “Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre.”

He visto a muchos hombres jóvenes tomar una mala decisión, porque hicieron su propia voluntad y no la voluntad de Dios. He visto a muchas mujeres jóvenes no esperar, y hacer su propia voluntad y no la voluntad de Dios. He visto parejas, he visto gente mayor, hacer su propia voluntad y no hacer la voluntad de Dios. Dios les dijo que se esperaran. Pero no  podían esperar. Y lo hicieron a su propia manera y arruinaron sus vidas. “Pero no me gusta mantenerme quieto y esperar” “No me gusta esperar” Entonces, si quieres ser necio hazlo conforme a tu propia voluntad, hazlo a tu manera. Y Dios no va a bendecirte.

¿Estás listo para tomar una decisión? ¿Estás seguro que es la voluntad de Dios o es tu propia voluntad? ¿Por qué no esperas? “Pero, ¿qué si me pierdo la voluntad de Dios?” Dios sabe donde estás, Dios sabe como hablarte. Si tú esperas no vas a fallar, pero si lo haces rápido quizá vas a hacer una mala decisión.

¿Quieres ya tomar una decisión? ¿Estás impaciente? ¿Sientes que se te está pasando la vida? Yo te digo: “Mantente quieto, espera.”¡Pero los demás están haciendo algo! “Mantente quieto, espera.” Espera un poquito más. Vas a malgastar tu tiempo en hacer algo que no deberías estar haciendo. Después vas a gastar tiempo tratando de arreglar lo que hiciste mal. Vas a estar todo confundido. Yo te estoy diciendo: “Mantente quieto, espera.”

Quieres dirección de Dios, es una gran decisión. Dios puso algo en tu corazón, pero estás como si estuvieras en una prisión o sientes que estuvieras en el desierto. Y te estás cansando de esperar, y le pides a Dios dirección…y tal vez alguien te ofreció una oportunidad por allí. Pero, ¿estás seguro que eso es de Dios?

Yo quiero advertirte: No hagas tu propia voluntad. “Mantente quieto, espera.” Eso no quiere decir que no vas a hacer nada. No tomes una gran decisión  ahora. Espera un poquito más.

Dios está hablando el día de hoy como Él habló en la Biblia. No cometas un error haciendo algo antes de tiempo. “Mantente quieto, espera.”

1 Reyes 18:42 dice: Acab subió a comer y a beber. Y Elías subió a la cumbre del Carmelo, y postrándose en tierra, puso su rostro entre las rodillas.” Elías estaba orando para que lloviera, estaba esperando por más de tres años y medio. Estaba orando por la voluntad de Dios.  Y en el versículo 43 dice: Y dijo a su criado: Sube ahora, y mira hacia el mar. Y él subió, y miró, y dijo: No hay nada. Y él le volvió a decir: Vuelve siete veces.” Elías está en el monte, pone su rostro en medio de las rodillas, y le dice a su criado: “Ve y mira.”  Y su criado regresa y le da el reporte. Elías  tenía su rostro en medio de sus rodillas, y esto es lo que Elías estaba haciendo: Estaba orando. Y el criado trajo el reporte y le dijo: “No veo nada”. Y Elías le dice: “Regresa otra vez, vuélvete siete veces.” Y él se volvió, y el reporte decía otra vez que no había nada. Y otra vez Elías le dice: “Ve y mira.” Y nada pasaba. Y el criado fue varias veces y nada.  Elías estaba esperando.  El reporte decía que no había nada. Es allí cuando mucha gente se rinde. Cuando siguen mandando y siguen regresando diciendo: “No veo nada.” Elías seguía orando y le seguía diciendo a su criado: “Sigue subiendo, siete veces.” ¿Cuántas veces? -Siete veces-.

Eso quiere decir que el criado subió una vez, bajó y nada.  Subió la segunda vez, bajó y nada. La tercera vez y así hasta llegar a la séptima vez. ¿Entiendes eso? ¿Entiendes cuándo la gente deja de esperar? Y de repente regresa el criado la séptima vez, como cuando se le dijo a Naamán que se sumergiera en el río siete veces. Y después de siete veces, el criado dice: “Veo una pequeña nube.”  Hermano, tú oras y ¿sabes lo que se ves? Nada. Pero sigue orando. Y ¿sabes lo que vas a ver? Nada. Eso no quiere decir que nada está pasando… eso quiere decir que no lo puedes ver todavía. Hermana, ¿estás orando por un esposo? Y ¿sabes lo que ves? Nada… ¡Pero sigue orando! Hermano, usted ore y ¿sabe lo que ve? Nada, nada hasta que Dios decide que vea algo. Está probando tu fe. Está haciendo tu fe más grande. Te está diciendo que Él es soberano, que Él está encargado de todo.  “Mantente quieta hija, tú no estás encargada.” “Espera Iglesia. Tú no estás encargada. Va a ser a mi tiempo.”

Entonces cuando el pastor se levanta y dice: “Vamos a hacer esto…” Y no sucede, y no sucede. Y la gente dice: “¿Por qué no está pasando?  ¿Por qué no está pasando?” Y el pastor está sobre sus rodillas, está orando. Y la congregación está mirando. Y ¿sabes lo que la congregación ve? Nada. Y el pastor sigue orando, y ¿sabes lo que la congregación ve? Nada. Eso no quiere decir que no viene, simplemente quiere decir que el pastor no lo puede forzar.

José estaba en la prisión, y ¿sabes lo que él veía en la prisión? Nada.

Moisés estaba en el desierto, cuarenta años estaba esperando, y ¿sabes lo que él veía? Nada. Y de repente ve el fuego ardiendo en una zarza.

Caleb dijo: “Quiero ese monte.” Y ¿sabes cuantos años esperó? ¡Cuarenta y cinco años! ¿Recibió ese monte? Sí.

Algo importante vale la pena esperarlo. Lo más que esperamos algo, más valor tiene.

Rut está esperando, Booz está negociando. Vienen noticias a Rut: “Te compró. Él pagó por ti, Rut. Te redimió. Te compró.”

Estamos esperando que el Señor regrese. ¡Unos de estos días Él va a regresar! Cuando al fin como Iglesia veamos a nuestro Esposo vamos a decir: “Valió la pena haber esperado.”

Rut estaba esperando. Booz la redimió. Rut se casa, tienen un pequeño bebé, su nombre es Obed. Obed tiene un hijo que se llama Isaí, e Isaí tiene un hijo que se llama David.

Cuando Rut se casó con Booz ella no tenía que trabajar en el campo, ahora ella era la dueña.  Uno de estos días la Iglesia va a ser dueña de lo que el Señor ya es dueño. Hasta ese tiempo lo esperaremos. ¿Cómo lo esperamos? Orando. ¿Y que vemos? Nada, pero seguimos esperando.

De todo lo que acabamos de ver, sabemos que Dios a su tiempo hará Su voluntad en nuestras vidas y tenemos que confiar que Él sabe lo que está haciendo. Él sabe. Cuando tú medites y te desesperes, acuérdate que Él no está desesperado, Él no está confundido. Él sabe exactamente lo que está pasando; agárrate de allí y te sorprenderías de qué tan bien puedes tú esperar. Es impactante de cuánta paciencia podemos tener. En lugar de ser impacientes podemos ser pacientes cuando nos damos cuenta de que Él está en control. Deja el control, déjaselo a Él y todo te saldrá bien al tiempo perfecto de Dios.

Comentarios

8 Respuestas a “Esperando en Dios”
  1. dairy dice:

    EXCELENTE ENSEÑANZA!!!! DIOS LES BENDIGA Y LOS SIGA USANDO. FUE DE BENDICIÓN Y UNA RESPUESTAS A DUDAS E INCERTIDUMBRES, MAS CLARO NO PUDO SER. GRACIAS POR DEJARSE USAR POR EL SEÑOR.

  2. me gustaría ver si pueden ponerse también en facebook, para latinoamerica los hermanos también utilizan facebook y creo que ellos se estan perdiendo de estas grandes bendiciones. vieran la falta de buen alimento que hace falta en esos lugares.

  3. mi nombre es pablo cerda v. dice:

    solo decirles adelante hermanos siempre adelante creo que la revista es un medio de bendicion muy hermoso que Dios les a permitido pastor muñoz adelante.
    estamos hubicados en abasolo tamps mi iglesia enviadora es iglesia bautista del ser de matamoros que pastorea el pastor camerino mtz p que Dios les bendiga

  4. laura dice:

    gracias por esta predicasion la vdd fue de gran bendision ami vida ya que e cometido muchos errores por no sabes esperar y pordesgracia grandes errores que todavia estoy pagando las consecuencias pero el señor es bueno con nosotros y misericordioso apesar de nuestrarebeldia y se que lo mejor es esperar en el Espera y Confia estome dice EL SEÑOR cada dia esto es lo que mi seññor medice dia tras dia y por eso le amo y le sirvo DIOS LES BENDIGA HNOS

  5. Pastor: Juan Yèpez Ramirez dice:

    Sòlo deceo que El Señor les continue bendiciendo en este proyecto, y felicidades por el aniverssario de la revista.

    • Pastor: Juan Yèpez Ramirez dice:

      Estimado hermano la iglesia esta inscrita a la revista, sòlo quiero pedir un favor hemos cambiado el nombre, y deceo que sea cambiado en la revista. Espero no causar un problema. Gracias por su comprension, Quedarìa asì: Iglesia Biblica Bautista ” Fuente de Gracia” y cambio de Email. poner el que aparece en este correo. todo lo demàs queda igual. AGRADESCO SU AMABILIDAD. QUE EL SEÑOR LE BENDIGA

Nos gustaría saber lo que piensa

Por favor, ponga un comentario...

Get Adobe Flash player