La Miserable Vida De Un Joven

Y no había en todo Israel ninguno tan alabado por su hermosura como Absalón; desde la planta de su pie hasta su coronilla no había en él defecto. 26Cuando se cortaba el cabello (lo cual hacía al fin de cada año, pues le causaba molestia, y por eso se lo cortaba), pesaba el cabello de su cabeza doscientos siclos de peso real. 27 Y le nacieron a Absalón tres hijos, y una hija que se llamó Tamar, la cual era mujer de hermoso semblante.28Y estuvo Absalón por espacio de dos años en Jerusalén, y no vio el rostro del rey.29Y mandó Absalón por Joab, para enviarlo al rey, pero él no quiso venir; y envió aun por segunda vez, y no quiso venir. 30Entonces dijo a sus siervos: Mirad, el campo de Joab está junto al mío, y tiene allí cebada; id y prendedle fuego. Y los siervos de Absalón prendieron fuego al campo. 31Entonces se levantó Joab y vino a casa de Absalón, y le dijo: ¿Por qué han prendido fuego tus siervos a mi campo? 32Y Absalón respondió a Joab: He aquí yo he enviado por ti, diciendo que vinieses acá, con el fin de enviarte al rey para decirle: ¿Para qué vine de Gesur? Mejor me fuera estar aún allá. Vea yo ahora el rostro del rey; y si hay en mí pecado, máteme. 33Vino, pues, Joab al rey, y se lo hizo saber. Entonces llamó a Absalón, el cual vino al rey, e inclinó su rostro a tierra delante del rey; y el rey besó a Absalón. ~2 Samuel 14:25

1. Absalón era guapo. La Biblia nos está hablando de un joven, ese joven era Absalón, hijo del rey David. Y dice la Palabra de Dios que él era el más hermoso, el más guapo, el más atractivo; no había otro como Absalón. Tal vez medía 1.80, 1.90; quizás de ojos azules, quizás rubio, quizás medio fornido, quien sabe, pero dice la Palabra de Dios que Absalón era un hombre hermoso: “Y no había en todo Israel ninguno tan alabado por su hermosura como Absalón.” De tal manera que había ciertas cosas que tenía Absalón.

La primera de ellas dice la Biblia es que tenía hermosura. En otras palabras, Absalón era hermoso, no había en él defecto, desde la planta de su pie hasta su coronilla no había en el defecto. Imagínese, no tenía ningún rasguño, ninguna cortada, no tenía un ojo chueco, una mano chueca, no tartamudeaba. No tenía ni un granito, dice la Biblia que desde la planta de su pie (no tenía ni pie de atleta) no tenía nada malo, era perfecto.

Todas las chicas de Israel se morían por él; todas se emocionaban cuando veían a Absalón, aún cuando se asomaba por la ventana todas gritaban al verle. ¿Por qué? Porque Absalón era más guapo que Ricky Martin, que Luis Miguel, más guapo que Rigo Tovar, que José José, ¿verdad? Era súper guapo, él era Absalón.

2. Absalón era rico. Vea en el versículo 30: Entonces dijo a sus siervos: Mirad, el campo de Joab está junto al mío, y tiene allí cebada…”

Ahora Absalón tenía propiedades, era hijo del rey. Absalón tenía riquezas, era rico. No le hacía falta nada, tenía sus campos, sus casas, tenía la heredad del rey David. El rey David era inmensamente rico. Si se acuerdan allá cómo él donó dinero para construir el templo, ¿por qué? porque era inmensamente rico.

David tenía mucho dinero. Absalón tenía mucho dinero. Él era el hijo del rey, entonces ¿qué más podía pedir?

Era hermoso, era guapo, era adinerado. Si le preguntara a una señorita: “¿con quién te quieres casar?”, diría: “Con alguien rico y guapo.”

Quizá gente venía con él y le decía: “Oiga don Absalón, présteme dinero.” Sus cuates ahí estaban con él, tenía quizás muchos amigos. ¿Por qué? Porque Absalón tenía dinero. ¿Qué más tenía Absalón?

3. Tenía popularidad. Muchos jóvenes hoy en día quieren ser populares. Quieren ser famosos. Quieren ser estrellas de cine. Absalón era popular porque él era un príncipe. Era hijo de un rey. Pensaríamos que no le faltaba nada a Absalón. Parecía que Absalón lo tenía todo. Pero en realidad hay algo que Absalón no tenía, y era el corazón de su papá. Lo que le hacía falta a Absalón era el corazón de su propio papá y eso lo hacía miserable. Por eso dice la Palabra de Dios que Absalón estaba tratando de llamar la atención. Veamos como comenzó todo:

2 Samuel 13:14: “Mas él no la quiso oír, sino que pudiendo más que ella, la forzó, y se acostó con ella. 15 Luego la aborreció Amnón con tan gran aborrecimiento, que el odio con que la aborreció fue mayor que el amor con que la había amado.”

¿Qué está pasando? Aquí nos cuenta la Palabra de Dios, que hay una muchacha que se llama Tamar, y dice que fue abusada, violada por su medio hermano Amnón.

Ahora vea lo que dice en el versículo 20: “Y le dijo su hermano Absalón: ¿Ha estado contigo tu hermano Amnón? Pues calla ahora, hermana mía; tu hermano es; no se angustie tu corazón por esto. Y se quedó Tamar desconsolada en casa de Absalón su hermano.”

Tamar era hermana de Absalón, pero sólo media hermana de Amnón. Y dice la Palabra de Dios que Tamar es violada por Amnón. Entonces ahora nos encontramos que Absalón le dice a su hermana: “¿Dónde has estado?.” Y ella le confiesa y le dice: “Mira lo que me hizo Amnón mi medio hermano.” De tal manera que ahora Absalón aborrece a Amnón, lo odia como diríamos, con “odio jarocho.”

Mire lo que dice en el versículo 22: “Mas Absalón no habló con Amnón ni malo ni bueno; aunque Absalón aborrecía a Amnón, porque había forzado a Tamar su hermana.” Absalón ahora odiaba a su hermano Amnón por lo que le había hecho a su hermana Tamar.

Amnón y Absalón no se vieron por dos años. Pero después dice Absalón: “Voy a hacer una fiesta.” E invita a David diciéndole. “Oye papá, voy a hacer una fiesta. Y quiero invitar a todos tus hijos, o sea a todos los príncipes.” Y David dijo: “No, mira hijo no te incomodes. Mejor que vayan unos de tus hermanos.” Y Absalón le ruega y le dice: “Porque no le dices a Amnón que venga a la fiesta también.” Y le dice David: “Y… ¿Para qué quieres a Amnón?.” -“No mira papá, tú no te preocupes. Dile que venga, ya han sido dos años. No nos hemos visto, sabes que me cae rete…bien, pero mira ya que él venga.” Entonces el rey David dijo: “Está bien, que vaya Amnón a la fiesta.”

2 Samuel 13:28-29 nos dice: “Y Absalón había dado orden a sus criados, diciendo: Os ruego que miréis cuando el corazón de Amnón esté alegre por el vino; y al decir yo: Herid a Amnón, entonces matadle, y no temáis, pues yo os lo he mandado. Esforzaos, pues, y sed valientes. 29Y los criados de Absalón hicieron con Amnón como Absalón les había mandado.”

Mire esto, ¡hasta parece una tremenda telenovela! Amnón se aprovecha de su hermana. Pasan dos años durante los cuales Absalón lo odia. Y ahora dice: “Pues mi papá no ha hecho nada. Mi papá David no lo ha regañado, mi papá el rey no le ha dicho: “Pues lo que hiciste estuvo mal, vete de acá.” No le ha puesto ningún castigo. Entonces yo voy a hacer algo.”

Y lo manda traer a la fiesta. Y cuando ya estaba bien borracho Amnón, los siervos de Absalón lo matan. ¿qué hace después Absalón? Mire en 2 Samuel 13:38: Así huyó Absalón y se fue a Gesur, y estuvo allá tres años.” Absalón se va y huye a Gesur por tres años.

Se va huyendo, porque dice: “Mi papá me va a matar, la gente me va a matar, la familia me va a matar, el pueblo me va a matar. Mejor me voy.” Y se fue.

¿Qué pasa ahora? Vea 2 Samuel 14:2 envió Joab a Tecoa, y tomó de allá una mujer astuta…” Joab era el general de David. Y dice la Biblia que Joab manda traer una mujer astuta, y le dice: “Oye mira, hay un problema aquí entre el rey y su hijo. El hijo del rey que se llama Absalón, ya lleva tres años que ha sido desterrado del reino; y Absalón ha estado huyendo. Mira, ¿por qué no le dices esto al rey?.” Y esta mujer astuta, llega con el rey y le dice: “Oiga mi rey, mire. Tenía yo dos hijos y estaban ahí en el campo y empezaron a reñir y empezaron a pelear y como no había nadie que los detuviese, agarra uno al otro y lo mata. Y ahora todo el pueblo quiere matar a mi único hijo. ¿Y a quién le voy a heredar si él es mi único hijo?, ¿qué puedo yo hacer?

Y dice el rey David: “¿Sabes qué? mira no te preocupes, este…ya han pasado varios años, dile a ese muchacho que regrese.”

Vea lo que dice la historia en 2 Samuel 14:13: Entonces la mujer dijo: ¿Por qué, pues, has pensado tú cosa semejante contra el pueblo de Dios? Porque hablando el rey esta palabra, se hace culpable él mismo, por cuanto el rey no hace volver a su desterrado.”

¿Cuántos años hacía que Absalón se había ido? Tres años.

Absalón se había ido y tiene que intervenir Joab con una mujer astuta para contarle al rey una historia diciéndole: “Pues rey, usted se hace a sí mismo culpable, porque él es su hijo y él es también el heredero y usted lo tiene que volver a traer.” Y vea lo que le dice en el versículo 14: Porque de cierto morimos, y somos como aguas derramadas por tierra, que no pueden volver a recogerse…”

Mire lo que esta mujer le estaba diciendo al rey: “Rey mire, un día su hijo se va a morir y un día que su hijo se muera, si usted no ha arreglado las cosas, y si usted no le ha dicho a su hijo que lo ama, y si usted no ha perdonado a su hijo, y si usted no le da un abrazo a su hijo, y si usted no le dice a su hijo que todo está bien, y si usted no trae a su hijo a aquí y trata de hacer las paces, un día su hijo se va a morir, y va a ser demasiado tarde. Porque somos como aguas derramadas por tierra, que no pueden volver a recogerse.”

Si usted derrama agua en la arena, ya no la puede volver a recuperar. Y esta mujer astuta, sabia le dice: “No espere hasta que muera su hijo para arreglar las cosas con él, porque entonces será demasiado tarde. Mire mi rey: mi Dios le está dando una oportunidad y un medio para que usted pueda volver a ver a su desterrado, no lo deje allá; él es su hijo, es su sangre. Ámelo. Perdónelo. Dígale que todo está bien. Que regrese.”

Y dice la Biblia que David lo hace regresar, en 2 Samuel 14: 21 Entonces el rey dijo a Joab: He aquí yo hago esto; ve, y haz volver al joven Absalón.”

¿Después de cuántos años? Tres años. No se habían visto por tres años. Y dice: “Ay, esta señora como que ahora sí me agarró, ora sí me dijo mis verdades.” Y ¿qué hace ésta señora? El rey David le dice a Joab: “Ve Joab, tráeme a Absalón.” Pero vea lo que dice en el versículo 23: Se levantó luego Joab y fue a Gesur, y trajo a Absalón a Jerusalén.”

¿Dónde estaba el rey? En Jerusalén. Y va Joab y le dice a Absalón: “Te tengo buenas noticias.” Y Absalón dice: “¿Qué?, ¿cuáles son las buena noticias? Y Joab le dice: “Tu papá te quiere ver.” Y él dice: “Wow, eso está bien… ¿me ha perdonado?” – “Sí te perdonó, y todo lo demás.” Y entonces Absalón está bien contento, y está bien alegre. Y está empacando sus cosas, sus pertenencias. Y él dice: “Mi papá me ha perdonado. Mi papá sí me quiere. Mi papá sí me ama. Mi papá por fin me va a decir que todo está bien y voy a llegar allá y le voy a dar un abrazo y todo se va a arreglar.”

Pero vea lo que dice en el versículo 24: “Mas el rey dijo: Váyase a su casa, y no vea mi rostro. Y volvió Absalón a su casa, y no vio el rostro del rey.”

Mire, Absalón lo tenía todo, pero no tenía el corazón de su papá. Absalón era hermoso, pero no tenía el corazón de su papá. Absalón era rico, pero no tenía el corazón de su papá. Absalón era popular, hijo de un rey, él era un príncipe, pero no tenía el corazón de su papá. ¿Y qué tuvo que hacer Absalón? Vea lo que dice en 2 Samuel 14:28 Y estuvo Absalón por espacio de dos años en Jerusalén, y no vio el rostro del rey.”

Tres años más estos dos años, ¿cuántos años ya van? Ya van cinco años, y ¿no cree usted que cinco años son muchos años para que un papá y un hijo no se vean cara a cara?

Cinco años no se habían visto. Y dice Absalón: “Pues tengo que hacer algo, no me queda de otra.” Y la Biblia dice en 2 Samuel 14:29 Y mandó Absalón por Joab, para enviarlo al rey, pero él no quiso venir:”

Le marcó por teléfono, le mandó una cartita, le mandó un telegrama, le mandó un correo electrónico, le mandó a uno de sus siervos diciéndole: “Joab, dile al rey que lo quiero ver, ya van cinco años, yo lo quiero ver, quiero ver a mi papá, quiero ver su rostro, si he hecho algo malo que él me diga. Si merezco morir que él me diga. Si merezco que me mate, que él me mate, pero que me diga ¿qué hay mal de mí.”

Y ahí está Absalón llorando y pidiéndole a Joab: “Joab, quiero ver a mi padre.”

Y está aquí Absalón diciendo: “¿Qué hago?, yo quiero ver al rey, quiero platicar con mi papá.” Y ahora llegamos a nuestra historia. 2 Samuel 14: 30 dice: Entonces dijo a sus siervos: Mirad, el campo de Joab está junto al mío, y tiene allí cebada; id y prendedle fuego.”

¡Qué idea tuvo Absalón! Mire rico, hermoso, popular y hasta bien inteligente. Porque aquí Absalón dice: “Si no me quiere ver Joab, si no me quiere ver el rey, pues vamos a hacer algo.”

Y ahí tenía su campo de cebada, junto al campo de cebada de Joab y dice: “Échenle petróleo, échenle gasolina, échenle todo lo que se le pueda echar, agarren unos cerillos y préndanle fuego.” Y van los siervos de Absalón y le prenden fuego a todo el campo. Y ese fuego se empezó a ver hasta allá en el palacio del rey. Y quizás como a David le gustaba pasearse por el terrado de su casa dijo: “Ah caray, por allá creo vive mi hijo. Y se ve un humito que está saliendo. Oye Joab ven para acá.” Y manda traer a Joab y se ponen a mirar los dos: “¿Qué será? ¿Será la comunicación por humo?… no se ha cortado. Oye Joab, ¿no vive mi hijo Absalón por allá?”- “Si mi rey. Allá usted lo mandó hace dos años” – “Tú vives por allá también Joab, ¿no?” – “No, pues sí mi rey, allá a un ladito… Y creo que no es la casa de Absalón, ¡creo que es mi casa y creo que son mis sembradíos! ¿Ora qué pasó? Deme permiso de ir a mi casa.” – “Si, vete rápido. No te preocupes.” Y ahí se va Joab, y llega y todo está en ruinas. Se quemó todo. Y va y toca a la puerta de Absalón y le dice: “Oye Absalón, no te mandes.”

En 2 Samuel 14: 31 la Biblia dice: Entonces se levantó Joab y vino a casa de Absalón, y le dijo: ¿Por qué han prendido fuego tus siervos a mi campo? 32Y Absalón respondió a Joab: He aquí yo he enviado por ti, diciendo que vinieses acá, con el fin de enviarte al rey para decirle: ¿Para qué vine de Gesur? Mejor me fuera estar aún allá. Vea yo ahora el rostro del rey; y si hay en mí pecado, máteme.”

Absalón le estaba diciendo: “Si yo he cometido algún pecado, que me maté el rey. Pero ¿qué estoy haciendo aquí en Jerusalén? Ya van cinco años que no he visto a mi papá.”

Luego la Biblia dice: Vino, pues, Joab al rey, y se lo hizo saber.”

Y le dijo: “Qué cree mi rey, sí era mi campo.” Y David le dice. “Te dije Joab, para qué te vas a vivir con Absalón.” Y dice Joab: “Pero oiga, le traigo un mensajito. Mi jefe, su hijo lo quiere ver y dice que si no lo ve, entonces luego le va a quemar también a usted su palacio.” Dice David: “Ok, ok, ok. Si a esas nos vamos, entonces que venga.” Vea más adelante ahí en el versículo 33: Entonces llamó a Absalón, el cual vino al rey, e inclinó su rostro a tierra delante del rey; y el rey besó a Absalón.”

Pero si se da cuenta no dice se besaron, fue más bien un beso de lástima, no de perdón. No le dijo: “Hijo, te amo. Échale ganas.” No le dijo: “Hijo mira, ya han pasado cinco años, todo está bien.” Olvidó lo que esa mujer astuta, que había venido al rey unos años antes, le había dicho: “Mire rey, somos como agua. Cuando el agua es derramada, es demasiado tarde.” Absalón vino a la casa del rey, y Absalón esperaba que su papá lo abrazara, que lo besara, que le pusiera atención y que su papá le dijera: “Mira mijo, todo está bien. No te preocupes. Mira, te perdono. Mira hijo, lo que hizo Amnón tu hermano estuvo muy mal. Y lo que tú hiciste (matar a Amnón) estuvo muy mal. Perdóname porque te tuve allá desterrado, perdóname porque no nos hemos visto por cinco años, perdóname porque la relación entre tú y yo no ha estado muy bien. Perdóname porque no quiero que sea demasiado tarde, no quiero que algo me vaya a pasar o algo que te vaya a pasar, y sea demasiado tarde.” Pero nada de eso sucedió, nada de eso pasó. El rey David nunca le dijo a Absalón: “Mira Absalón perdóname, mira Absalón lo siento, mira Absalón ven para acá.” Lo único que hizo el rey a Absalón, fue darle un beso. Y quizás fue un beso allí en la frente.

Y con esto no se acabó todo. Absalón ahora estaba buscando la atención de su papá, pero su papá estaba muy ocupado reinando el reino. El rey David estaba muy ocupado. Y así hay muchos papás tan ocupados que no se dan cuenta que sus hijos necesitan de su atención.

Después de ese beso, las cosas no mejoran sino empeoran. Y mire lo que dice en 2 Samuel 15:1 Aconteció después de esto, que Absalón se hizo de carros y caballos, y cincuenta hombres que corriesen delante de él.”

Mire, no se arreglaron las cosas porque Absalón dice la Biblia que agarró hombres, que agarró caballos y agarró carros, que fueran delante de él.

Y dice en el versículo 2: “Y se levantaba Absalón de mañana, y se ponía a un lado del camino junto a la puerta; y a cualquiera que tenía pleito y venía al rey a juicio, Absalón le llamaba y le decía: ¿De qué ciudad eres? Y él respondía: Tu siervo es de una de las tribus de Israel. Entonces Absalón le decía: Mira, tus palabras son buenas y justas; mas no tienes quien te oiga de parte del rey.”

1. Oiga a sus hijos.

Ellos están tratando de llamar la atención, oiga a sus hijos. Si ellos a lo mejor están en alguna pandilla, es porque están tratando de llamar la atención. Oiga a sus hijos. Si ellos a lo mejor han hecho algo o se portaron mal en la escuela, es porque quieren atención. Quizá lo metieron a la cárcel; están tratando de llamar la atención. Oiga a sus hijos. Si su hijo entró en drogas, si su hijo entró en el alcohol, a fumar, a pecar, fornicación y todo lo demás, es porque está tratando de llamar la atención. Oiga a sus hijos.

Dice acá en el versículo 3 “Entonces Absalón le decía: Mira, tus palabras son buenas y justas; mas no tienes quien te oiga de parte del rey.”

¿Sabe por qué? Porque él sabía que su papá no lo escuchaba. Él decía: “¿Tú vas a mi papá?…Él no te va a escuchar. Yo llevo aquí dos años viviendo en Jerusalén. Le llamo cada día. Le llamo cada semana, y mi papá no me quiere escuchar. Mi papá no te va a escuchar a ti tampoco. ¿Por qué? Porque tengo un papá que no escucha, que no oye. Mira… quemé el campo de Joab y lo único que hizo fue darme un beso. No arregló las cosas, no se compusieron las cosas. Es más, están de mal en peor. Y ¿tú vas a mi papá?, y ¿quieres que él te escuche?” Y le dice: “No tienes quien te oiga de parte del rey.”

¿Sabe por qué? Porque Absalón lo sabía. Absalón lo sabía muy bien, que su papá no lo quería escuchar. Y Absalón estaba dolido en su corazón. Y Absalón tenía un corazón partido. Y Absalón tenía unas ganas de ver y platicar con su papá, ya habían pasado cinco años. Y ahí está Absalón y dice: “Voy a quitar a mi papá del reino, yo voy a ser el nuevo rey. Yo si voy a escuchar a la gente. Es más… voy a matar a mi papá.” Su frustración se convirtió en odio contra su propio padre.

2. No sea injusto con ellos.

Si usted no quiere tener un joven así, no sea injusto con ellos. Mire el versículo 4: Y decía Absalón: ¡Quién me pusiera por juez en la tierra, para que viniesen a mí todos los que tienen pleito o negocio, que yo les haría justicia!”

¿Sabe por qué? Porque él decía: “Mi papá no me oye, y mi papá no es justo. No es justo que ya hayan pasado cinco años. No es justo que me haya desterrado tres años. No es justo que yo esté en mi casa día tras día, tratando de ver al rey y por dos años él me lo haya negado. Yo les voy a hacer justicia a esta gente. Mi papá no me ama, porque veo puras injusticias. Y si  mi papá es injusto conmigo, también lo es para su pueblo. Pero yo voy a hacer algo por el pueblo. Yo voy a quitarlo a él de ser rey, lo voy a matar. Cómo odio yo a mi papá.”

Y Absalón tenía un resentimiento por su papá a no dar más. Y él les decía: “Yo les haré justicia.” Porque él sabía que alguien había sido injusto con él.

3. Béselos con amor y cariño.

Jóvenes hoy en día están buscando más que nunca amor en el hogar. Están llenos de confusión y dolor. Béselos con amor y cariño. No es suficiente el beso que le dio David a Absalón. No es suficiente decirle: “Hijo que bueno que terminaste la Primaria”, y nada más. No es suficiente decirle: “Hija, que bueno que terminaste la Secundaria”, y nada más. No es suficiente decirle: “Hijo que bueno que terminaste la Prepa”, ¡Qué bueno que terminaste la Universidad, vamos a hacer una fiestecita!” Tiene que ser un amor genuino, y demostrárselos constantemente… todos los días.

Si el corazón de su hijo usted no lo tiene en su mano, eso no es suficiente. No es suficiente con darles nada más un poco de dinero. No es suficiente darle ahí un beso y un abrazo de vez en cuando. Béselos con amor y cariño.

Por eso dice acá en 2 Samuel 15: 5 Y acontecía que cuando alguno se acercaba para inclinarse a él,..- ¿qué hacía él? -… él extendía la mano y lo tomaba, y lo besaba.”

Agarraba la mano y le decía: “Mira, nadie te escucha y mira dame la mano.” Y lo agarraba y lo besaba y le daba un abrazo. Y les decía: “yo sí te voy a escuchar. Yo sí te voy a oír. Yo sí te voy a hacer justicia. Yo sí te amo. Mi papá no te ama. Mi papá no me ama a mí. Mi papá no ama a nadie de ustedes, yo sí los amo. Yo sé eso, yo soy su hijo. Y mi papá no nos ama, no les ama a ustedes.”

Y eso era lo que constantemente hacía Absalón. Por eso Absalón los agarraba y los abrazaba, y los besaba. Les estaba mostrando el amor y cariño que él mismo buscaba de su propio papá.

En el versículo 6 nos dice: “De esta manera hacía con todos los israelitas que venían al rey a juicio; y así robaba Absalón el corazón de los de Israel.”

¿Sabe durante cuánto tiempo hizo esto? Por cuatro años. Mire lo que dice en el siguiente versículo: “Al cabo de cuatro años…” Van cinco años más cuatro, ¿cuántos son? Nueve años. Quizás el primer año Absalón dijo: “Bueno, a lo mejor mi papá viene y habla conmigo.” Quizás el segundo año Absalón dijo: “Bueno, quizás mi papá venga y hable conmigo.” Quizás el tercer año dijo: “Bueno, a lo mejor ahora sí va a venir mi papá y va a hablar conmigo.”

Pero pasaron cuatro años en donde Absalón decía: “Mi papá no me oye, mi papá es injusto y mi papá no me ama.” Y después de nueve años, él decide tomar el reino.

Y dice la Palabra de Dios en 2 Samuel 15:11 y 12: Y fueron con Absalón doscientos hombres de Jerusalén convidados por él, los cuales iban en su sencillez, sin saber nada.

12 Y mientras Absalón ofrecía los sacrificios, llamó a Ahitofel gilonita, consejero de David, de su ciudad de Gilo. Y la conspiración se hizo poderosa, y aumentaba el pueblo que seguía a Absalón.”

¿Por qué? Porque habían pasado cuatro años. Y cuatro años Absalón amó al pueblo. Y cuatro años Absalón hizo justicia. Cuatro años Absalón se sentaba y escuchaba. Y decía la gente: “Wow, ¡cómo nos quiere Absalón! Mire en el versículo 13: Y un mensajero vino a David, diciendo: El corazón de todo Israel se va tras Absalón. 14Entonces David dijo a todos sus siervos que estaban con él en Jerusalén: Levantaos y huyamos…”

Mire, yo antes había leído esto y pensé que porque David amaba tanto a su hijo, él no iba a hacer nada contra su hijo. Pero después de leer toda la historia de cómo sucedieron las cosas. Yo creo que David huyó porque él sabía que su hijo no lo iba a perdonar. Él sabía que su hijo Absalón lo odiaba. Él sabía que su hijo estaba dispuesto a matarlo. Él sabía que ahora todo el pueblo ya no lo respetaba. Y que el pueblo lo iba a agarrar y lo iban a matar. Y dice la Palabra de Dios que se levantaron y huyeron.

Y empiezan a huir. David sale por el lado oeste de Jerusalén, y baja el torrente de Cedrón, sube el monte de los Olivos. Mientras subían, le dice al sacerdote Sadoc: “Oye mira, ve allá y dile a Absalón que tú te vas a quedar con él y que te pones a su servicio.” Y mandó también con él a Abiatar, y a otros dos muchachos que se llamaban Ahimaas y Jonatán.

Allá en Jerusalén, ahora está Absalón en la casa real y le pregunta a Ahitofel: “Ajito, Ajito, ¿Qué necesito hacer? Yo odio a mi padre, no lo amo, no lo quiero. Lo quiero matar. ¿Qué necesito hacer?” Y Ahitofel le dice: “Mira mi rey, hay diez doncellas que se quedaron aquí en la casa. ¿Por qué no saca a las doncellas allá afuera y en la calle principal pone allí una tiendita, una casita. Y usted se aprovecha de ellas enfrente de toda la gente, de todo el pueblo. Y con esto le va a dar un mensaje al pueblo diciendo: “Yo odio a mi padre, no quiero nada con él.” Y él dijo: “Wow, eso lo vamos a hacer.” Y lo hizo Absalón.

Después dijo Absalón: “¿Qué más vamos a hacer? Necesito matar a mi papá, ya no lo aguanto más. Porque él no ama a la gente, no me ama a mí.” Y dice Ahitofel: “No, mire mi rey, lo que vamos a hacer…” Y le empieza a dar sus ideas. Pero en eso viene Husai arquita y dice: “No, mire mi rey, lo que dice Ahitofel está mal. ¿Por qué no mejor le hace así…? El rey David es un hombre que no se va a quedar en los campamentos. Él se va a ir a esconder. Mejor formulamos otro plan.” Y a través de este plan Absalón dice: “¿No que eras muy sabio Ahitofel? El consejo de Husai arquita me gustó un poquito más.”

¿Y sabe lo que hace Ahitofel? Agarra y se suicida y ahora sólo queda uno.

4. Sea su amigo.

Sea su mejor amigo. Regresemos un poco a 2 Samuel 16:17 “Y Absalón dijo a Husai: ¿Es este tu agradecimiento para con tu amigo?” ¿Por qué le dice esto? ¿Qué está pasando aquí?” Vea en el versículo 16:Aconteció luego, que cuando Husai arquita, amigo de David, vino al encuentro de Absalón, dijo Husai: ¡Viva el rey, viva el rey!” Mire David manda de regreso a Husai, a Sadoc y a estos dos jóvenes. Y cuando llega Husai arquita le dice: “Rey Absalón, ¡Viva el rey! ¡Viva el rey!”

Volvamos al versículo 17: Y Absalón dijo a Husai: ¿Es este tu agradecimiento para con tu amigo? ¿Por qué no fuiste con tu amigo?” Absalón le dice: “¿Por qué no te quedaste con David tu amigo? Husai responde: “Porque él no es mi amigo.”

Absalón le vuelve a decir: “Pero si son muy buenos amigos. Tú y él se la pasan todo el tiempo platicando y se cuentan todo el tiempo. Y yo no tengo amigos. Y me hubiera gustado que mi padre fuera mi amigo. Pero ¿por qué no te fuiste con tu amigo?”

Mire, nuestros hijos están buscando buenos amigos. Y que usted y yo podamos ser los mejores amigos de nuestros hijos. Porque si usted y yo no podemos ser los mejores amigos de nuestros hijos, ¿quién más va a ser?

“Ay, pero ya te vas con tu amigote” – Sí, porque usted no quiere ser amigo de su hijo.

“Ya te vas con esa muchacha, tu amiguita” – Sí, porque usted no quiere ser amiga de su propia hija. “Hay, es que mis hijos no me entienden.” -Basta de excusas.

¿Por qué no lleva a su hijo una vez a la semana y le dice: “Mira mijo, vámonos a comprar una nieve? Tú y yo vamos a platicar un rato. Tú y yo vamos a echarnos una cascarita de fútbol. Si tienes un partido, yo voy ir allá a verte en ese partido. Tú tienes allá un examen de karate yo voy a ir a ese examen de karate, porque yo soy tu amigo. Si necesitas hablar con alguien mira, aquí estoy yo, porque yo soy tu amigo.

Y nuestros hijos están buscando amigos. Ellos están gritando, ellos están diciendo papá, quiero que tú seas mi amigo. Mamá quiero que seas mi amiga. Que podamos platicar, que podamos hablar bien. Si algo me pasó en la escuela, si algo me pasó en la calle te lo pueda contar a ti. Porque yo quiero que seas mi amigo o quiero que seas mi amiga. Pero Absalón no tenía a David su padre como su amigo.

Ahora van persiguiendo al rey David a matarlo. Porque Absalón lo odia. Absalón lo quiere ver muerto. Y ahora están allá en un bosque en la guerra.

Del otro lado del campo de batalla se encuentra David. Y él da órdenes específicas para que no maten a su hijo Absalón. Les dice: “No lo maten, porque ya me estoy dando cuenta de lo que está pasando. Me he dado cuenta de que han pasado nueve años. Y esos nueve años no he visto a mi hijo. Y en esos nueve años, mira todo lo que sucedido: Absalón robándose el corazón del pueblo. Y creo que ahora sé lo que está pasando. Absalón quiere tener una relación conmigo como papá. Absalón me está tratando de mandar un mensaje, una señal, una indicación de que lo perdone. Y por favor, no lo maten.” Y esas son sus órdenes. En el versículo 6 dice: Salió, pues, el pueblo al campo contra Israel, y se libró la batalla en el bosque de Efraín.”

Y ahora vayamos al versículo 9: Y se encontró Absalón con los siervos de David; e iba Absalón sobre un mulo, y el mulo entró por debajo de las ramas espesas de una gran encina, y se le enredó la cabeza en la encina, y Absalón quedó suspendido entre el cielo y la tierra;” Mire lo que está pasando acá. Dice la Biblia que ahí está Absalón y se queda enredado (jóvenes por eso no deben traer pelo largo), porque iba ahí en su mulita y lo iban correteando. Y se metió en el bosque de Efraín y había árboles por todos lados. Y venía la mulita, le hacía para la derecha, y le hacía para la izquierda; y la mulita le hacía para aquí y para allá. Y de repente le dice: “Mulita para abajo.” Y ya no le dio tiempo. Y se queda enredado Absalón. Y dice la Biblia que se quedó suspendido ahí Absalón.

En cierta manera, sabe qué, Absalón estaba siempre suspendido desde hace nueve años. Absalón estuvo suspendido, no sabía qué hacer con la situación de su papá y él… y los problemas. Y él queriendo ver a su papá. Y ahora está ahí Absalón a merced de Joab.

Y dice la Palabra de Dios que un hombre encuentra a Absalón y le dice a Joab: “Joab ven para acá.” Y Joab en el versículo 11 le dice: “¿Por qué no lo mataste?

Versículo 12: “El hombre dijo a Joab: Aunque me pesaras mil siclos de plata, no extendería yo mi mano contra el hijo del rey;” De tal manera que aquí esta Joab, y está Absalón colgado. Y Joab dice: “Ahora te voy a matar, me quemaste mi casita y mi campito de cebada…”

Y ahora Absalón está colgado de unas ramas y viene Joab. Y miren lo que dice y hace Joab.

2 Samuel 18:14 Y respondió Joab: No malgastaré mi tiempo contigo. Y tomando tres dardos en su mano, los clavó en el corazón de Absalón, quien estaba aún vivo en medio de la encina. 15Y diez jóvenes escuderos de Joab rodearon e hirieron a Absalón, y acabaron de matarle.”

Y dice la Palabra de Dios que se toca la trompeta y hay alguien ahí, un etíope, que dice: “Pues yo voy a ir a decirle al rey lo que pasó.” El hijo de Joab quizá le dice a su papá: “Papá, papá, deja que yo vaya y le dé las noticias al rey David.” Y se va corriendo y le gana al otro amigo que ya se había adelantado. Y se va corriendo. Y el rey está ahí esperando, viendo allá en el palacio real, por allá en el terrado. Y dice el atalaya: “Ahí viene uno, no ahí vienen dos.” Y dice David: “Entonces son noticias buenas.” Y llega el primero, el hijo de Joab y dice: “Rey, rey este…” Y no le dice rápido. Y llega el otro. Y vea lo que le dice el otro que llega ya después en el versículo 29: Y el rey dijo: ¿El joven Absalón está bien? Y Ahimaas respondió: Vi yo un gran alboroto cuando envió Joab al siervo del rey y a mí tu siervo; mas no sé qué era. 30 Y el rey dijo: Pasa, y ponte allí. Y él pasó, y se quedó de pie. 31 Luego vino el etíope, y dijo: Reciba nuevas mi señor el rey, que hoy Jehová ha defendido tu causa de la mano de todos los que se habían levantado contra ti.32 El rey entonces dijo al etíope: ¿El joven Absalón está bien? Y el etíope respondió: Como aquel joven sean los enemigos de mi señor el rey, y todos los que se levanten contra ti para mal. 33Entonces el rey se turbó, y subió a la sala de la puerta, y lloró; y yendo, decía así: ¡Hijo mío Absalón, hijo mío, hijo mío Absalón! ¡Quién me diera que muriera yo en lugar de ti, Absalón, hijo mío, hijo mío!”

Ahí estaba David llorando y estaba allí adolorido, y estaba agarrando su frente y estaba pensando: “¡Hijo mío Absalón, porque te tuvieron que matar! ¡Porque tuvieron que pasar nueve años sin que tú y yo pudiéramos platicar y hablar y tener una buena relación! No te llegué a perdonar…”

Quizás David lo que decía era: “¿Por qué no te hice caso? ¿Por qué no te hice caso después de nueve años? ¿Por qué no te hice caso cuando llegaste a Jerusalén? ¿Por qué no te hice caso cuando estuviste ahí cuatro años, robándote el corazón de la gente?”

Quizás David decía: “¿Por qué no te perdoné por lo que hiciste a Amnón mi otro hijo? ¿Por qué no te mandé a traer y te dije: “Todo está bien”? ¿Por qué se pasaron los años tan rápido y ahora te has muerto?”

Y quizás David estaba pensando: “No te dije que te amaba. ¿Por qué no hice caso a esa señora que vino, esa señora sabia y prudente, que vino de parte de Joab? ¿Y por qué no hablé con esa señora y escuché lo que me dijo? ¿Y por qué no te dije que te amaba? Nada más te di un beso y viniste a la casa y te saqué, te hice a un lado. Y ahora ya estás muerto. Y ahora es muy tarde.”

5. No espere hasta que esté muerto.

No espere hasta que esté muerto, porque ya va a ser demasiado tarde. Y David estaba llorando a su hijo. 2 Samuel 19:4 Mas el rey, cubierto el rostro, clamaba en alta voz: ¡Hijo mío Absalón, Absalón, hijo mío, hijo mío!” Se la pasaba llorando y lamentándose y pensando: “¿Por qué no arreglé las cosas entre yo y mi hijo? Pasaron nueve años y ahora mi hijo está muerto.” David ahora estaba llorando por su hijo, pero era demasiado tarde. No espere arreglar cuentas con su hijo, o con su hija, al que ya no le habla. Joven, no esperes que sea demasiado tarde para arreglar cuentas con tus papás. No dejes que pase el tiempo. Haz algo hoy. David ahora está llorando desconsoladamente, porque, aunque Absalón se había portado mal, y había aún tomado su reino, seguía siendo su hijo. Y sus hijos, por más mal que anden, siguen siendo sus hijos. Ore por ello. Ruegue por ellos si no son salvos. Póngalos en las manos de Dios. Arregle cuentas. No deje que pase el tiempo. Porque la vida es como agua, que cuando se cae, es demasiado tarde.

Comentarios

7 Respuestas a “La Miserable Vida De Un Joven”
  1. pamela dice:

    aunque da un poco de lastima la vida de Absalón nose ustedes pero Absalón pudo ser un asesino, ambicioso, hostil, falso y manipulador el pudo ser lo que sea pero también hay que reconocer que también tenia cosas buenas se sabia comportar frente al publico sabia sonreír y ser agradable si xq a parte de que tenia buena presencia tenia buenos modales por lo menos y en el hecho que se haya vuelto una persona mal en eso David también tuvo algo de culpa xq así mismo como desterró a Absalón de su reino también debio desterrar a Amón cuando el cometió un delito mas grave como la de una violación xq un hombre violador es lo peor que haya existido en este mundo

  2. pamela dice:

    aunque da un poco de lastima la vida de Absalón nose ustedes pero Absalón pudo ser un asesino, ambicioso, hostil, falso y manipulador el pudo ser lo que sea pero también hay que reconocer que también tenia cosas buenas se sabia comportar frente al publico sabia sonreír y ser agradable si xq a parte de que tenia buena presencia tenia buenos modales por lo menos y en el hecho que se haya vuelto una persona mal en eso David también tuvo algo de culpa xq así mismo como desterró a Absalón debio desterrar a Amón del reino

  3. ALEJANDRA dice:

    GRACIAS POR ESTAS HERMOSAS ACLARACIONES, DIOS ME ESTABA HABLANDO DE LA MUJER ASTUTA Y NO LO ENTENDÌA!!!!! DESPUÈS DE LEER SU PREDICACIÒN PUDE ENTENDER , POR MEDIO DEL ESPIRITU SANTO, QUE YO SOY LA MUJER ASTUTA QUE DEBO INTERVENIR CON SABIDURÌA EN UNA CUESTIÒN FAMILIAR QUE NOS TIENE ATADOS A TODOS……GRACIAS SEÑOR JESÙS Y DIOS LO SIGA USANDO A USTED. BENDICIONES

  4. Este sermon me hizo pensar en el intento del pecador por llegar al Padre y en el intento de aquel que esta en pecado y quiere volver….. gracias a Dios por este semon, bendiciones en el amor de Cristo

  5. carmen dice:

    Quiero dar gracias a Dios y austed por el mensaje ,ya que como madre Dios me a hecho refleccionar sobre mis hijas ya que uno aveces quiere demandar mucho de nuestros jovenes sin considerar que faltos de cariños se encuentran , y pensamos simpre que es por reveldia, pero sin ponernos a pensar que los lleva a eso, gracias Hermano mil gracias que Dios lo bendiga y lo siga usando en gran manera en este ministerio

  6. daniela dice:

    hola buenas tardes Dios los Bendiga grandemente por la labor q hacen dia a dia y por este sitio ahora se q tengo un buen sitio en internet a donde puedo escuchar o leer predicaciones y es bueno saber q de entre tanta basura q encontramos en el ciber espacio tambien ay cosas buenas y q son de ayuda para todo creyente gracias por esta labor y q Dios los siga bendiciendo muy grandemente

  7. lucy villeda. dice:

    Hola Dios los bendiga, solo quiero decirle que cada dia nosotros, aprendemos cada vez que escuchamos predicasiones como estas, porque aun que ya nosotros habramos leido estos versiculos, Dios nos sigue enseñando mas cosas usandolos a ustedes, y alabo y glorifico a Dios por ello. Dios los bendiga y sigan predicando la palabra de Dios fielmente como lo hacen.

Nos gustaría saber lo que piensa

Por favor, ponga un comentario...

Get Adobe Flash player